martes, 21 de marzo de 2017

Finalizó sin acuerdo otra reunión entre el régimen fascista bonaerense y los gremios docentes, pero Vidal bajó las hostilidades y hubo gestos de acercamiento

UNA NUEVA REUNIÓN ENTRE EL RÉGIMEN PROVINCIAL Y LOS GREMIOS DOCENTES BONAERENSES TERMINÓ AYER SIN ACUERDO. AUNQUE NO HUBO PROPUESTA, EL GOBIERNO RECONOCIÓ LO QUE PERDIERON POR INFLACIÓN EN 2016.

El régimen fascista de María Eugenia Vidal y los gremios docentes recuperaron el diálogo luego de varios días en donde la negociación había caído en el hueco de las acusaciones.

No hubo avances concretos en la reunión de ayer, ya que el régimen no llegó con una nueva oferta, pero los negociadores de Vidal dejaron de lado la postura de los últimos encuentros y se mostraron permeables al diálogo.

"Las reuniones anteriores fueron una imposición unilateral, pero esta vez fue una mesa de trabajo", dijo la secretaria gremial de Suteba, María Laura Torre al salir del encuentro.

De la reunión participaron los gremios más duros, aquellos que habían dejaron de negociar luego que el gobierno repusiera la instancia de conciliación obligatoria. Por el contrario, el régimen convocó a la reunión en el marco de una mesa técnica salarial, una de las condiciones que había puesto la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), para retomar el diálogo.

La reunión de ayer significó un paso (aunque sea mínimo) en la búsqueda de una salida a un conflicto que en el territorio bonaerense lleva, con el de hoy, martes, 2 jornadas hábiles de protesta.

Por parte del régimen hubo explicaciones y detalles de los fondos previstos para los aumentos. Las fórmulas que llevaron a la provincia a ofrecer un incremento de 19% en tres cuotas, atado a una cláusula por inflación. Los representantes del sector gremial se llevaron los informes.

Desde la FEB explicaron que el régimen "reconoció la pérdida salarial del año 2016". Así lo indicó el vicepresidente de la FEB, Renée Cruz y agregó que "valoramos que es la primera vez que se logró un diálogo en una mesa de trabajo, ya que hasta el momento eran todas propuestas unilaterales por parte del Gobierno".

Ya había trascendido que la gobernadora fascista había ordenado a sus funcionarios bajar el tono con los gremios, con la expectativa de lograr que los maestros asistan a la reunión de ayer.

Pero a pesar del acercamiento, los gremios mantendrán -no en bloque unificado- las medidas de fuerza. Las centrales nacionales concretarán hoy y mañana un plan de lucha que incluirá una marcha federal docente a la Plaza de Mayo, que promete llevar columnas de todas las provincias.

El reclamo central es por la reapertura de la paritaria nacional, un punto que el Poder Ejecutivo ya dio por cerrado pero que ayer todos los gremios bonaerenses pusieron como condición para llegar a un acuerdo.

Por lo pronto, en la provincia de Buenos Aires la incidencia de la huelga sigue resultando dispar. Es que los sindicatos con mayor peso y volumen hicieron una convocatoria ambigua. "Asambleas, volanteadas, clases públicas, actividades en las plazas y paro", fue la consigna abierta que promovieron desde el viernes pasado SUTEBA, FEB y UDOCBA. Cada distrito y cada entidad optaron por cualquiera de esas variantes. Por eso, la única manera de determinar si había docentes frente al aula era llevando a los chicos hasta los edificios escolares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada