sábado, 31 de diciembre de 2016

Macri dijo que le "cayó bien" la noticia de la reapertura de la causa del putañero Nisman contra Cristina

MUGRIZIO MACRI DIJO QUE LE "CAYÓ BIEN" LA REAPERTURA DE LA DENUNCIA REALIZADA EN SU MOMENTO POR EL FALLECIDO, PUTAÑERO Y CORRUPTO FISCAL ALBERTO NISMAN CONTRA CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER POR PRESUNTO ENCUBRIMIENTO DEL ATENTADO A LA AMIA Y SEÑALÓ QUE EN SU MOMENTO ESA INVESTIGACIÓN "SE HABÍA CERRADO EN FORMA ARBITRARIA".

Macri destacó "la valentía y el coraje" de los jueces de la Sala I de la Cámara de Casación Penal que ordenaron el jueves, pese a que "tuvieron mucha presión", reabrir la denuncia. 

El pelotudo hijo de puta destacó especialmente a los magistrados Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, al subrayar que soportaron presiones de la restante camarista, Ana María Figueroa, de otros pares de Casación y de la agrupación Justicia Legítima. 

"Se ha dado un gran paso. Y han tenido mucho coraje, tanto el juez Borinsky como el juez Hornos, porque tuvieron mucha presión, de la compañera de sala (por Figueroa), de otros jueces de Casación, y de mucha gente alrededor, sobre todo de Justicia Legítima, intentando que esto no suceda", manifestó el subnormal.

En tanto, fue muy crítico con el juez Daniel Rafecas, que había desestimado la denuncia del putañero Nisman, al expresar que "todos sabíamos que la causa se había cerrado en forma arbitraria". Rafecas "inició un proceso inédito, en tiempo récord, que levantó un montón de sospechas", reprochó el sorete.

En sendas entrevistas que concedió ayer a las radios Nihuil de Mendoza, Radiofónica de Rosario y La Radio de Chaco, desde la localidad neuquina de Villa La Angostura, donde se encuentra rascándose los huevos, Macri dijo estar "orgulloso" de los argentinos que acompañaron este primer año de su gestión nacional, que reconoció como "un año duro" y aseguró que el país "necesita no solo un cambio económico sino un cambio cultural" en su administración.

"Estoy orgulloso de los argentinos, contento para el punto de partida que tuvimos con lo que hemos hecho, sabiendo que falta muchísimo más. Necesitamos no sólo un cambio económico, sino un cambio cultural. Hacer política tiene que ser cuidar, estar cerca, rendir cuentas todos los días, dialogar con absoluta libertad de prensa", aseguró.

Entre el balance y el futuro, el idiota confeso señaló que "2017 va a ser mejor que este año, que fue un año duro" y reiteró que "la Argentina necesitaba evitar una crisis terminal, necesitábamos evitar otro 2001" cuando asumió la presidencia.

Afectado por distintos problemas de salud, el ex hijastro de Flavia Palmiero aceptó que el cargo está generando esos inconvenientes. "Lo de la costilla fue casual, pero aparecieron la arritmia, la rodilla, la espalda, la garganta, algo debe tener que ver", admitió. 

No obstante, subrayó que está adaptado a su función, después de un período de transición. "Me pasé muchos meses en los que sentía que corría y no llegaba. A fin de año, se me acomodaron las cosas, me empiezo a sentir cómodo en el rol", planteó y subrayó, en el mismo sentido, que "la tarea es gigantesca, porque el punto de partida es muy duro".

El infeliz, que antes de ayer le reclamó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larrata, controlar los piquetes en la Capital Federal, esta vez no polemizó cuando le consultaron, desde Mendoza, por la prohibición de la publicidad de bebidas alcohólicas en territorio porteño. "Estamos buscando un equilibrio. Tenemos que lograr cuidar a la juventud, pero mantener el equilibrio que favorezca la producción y genere empleo", respondió a la pregunta sobre la preocupación que genera en las provincias vitivinícolas la prohibición publicitaria.

Por otra parte, reiteró que implementará "el plan de infraestructura más ambicioso de la historia del país" poniendo en marcha a Vialidad Nacional, dependencia a la que tildó como "una cueva de anomalías, como gran parte de todas las dependencias oficiales" cuando asumió, junto a ejecución de un "gran plan de asfalto".

Respecto de los cambios en el Gabinete, a Macri le consultaron por la continuidad del secretario de Obras Públicas, Daniel "soplanuca" Chaín. "En noviembre tuvimos el récord de asfalto en los últimos cinco años. Espero, en el primer semestre, batir el récord de asfalto en la Argentina", dijo como respuesta.

Al referirse al conflicto de la semana pasada con los investigadores del Conicet, el mal parido consideró que la orientación del país en ciencia y tecnología "es lo más parecido a una política de Estado" y especificó que "en el Presupuesto se ha decidido incorporar a 450 investigadores por año, pero con un componente federal, porque no pueden estar casi todos los investigadores en la Capital Federal".

No hay comentarios:

Publicar un comentario